Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio / Noticias / Sexto Comunicado de Big Tent

Sexto Comunicado de Big Tent

archivado en:
Identidades Locales y Ciudadanía Global: Un mensaje desde Catania y un desafío para las Universidades

El sexto comunicado de Big Tent – ¿dónde y por qué?

Big Tent es un grupo de redes a nivel regional, nacional y global que comparte un interés en el compromiso entre la Universidad y la Comunidad y la Responsabilidad Social de la Educación Superior y que ha acordado realizar declaraciones cada cierto tiempo.

El primer comunicado de Big Tent, sobre el compromiso entre las universidades y las comunidades,tuvo su foco en la cooperación Norte-Sur y fue realizado en 2010. Este nuevo comunicado proviene de la reflexión sobre la celebración de la Conferencia Anual de Pascal International Observatory del 7 al 9 de Octubre de 2015 en Catania, Sicilia ‘en la frontera de la fortaleza Europa’. Su tema ha sido cómo las ciudades y sus regiones están conectadas con sus universidades en fronteras estratégicas.

El contexto en 2015 – un mundo en confusión

Nuestro tema resuena parcialmente de aquél que fue el primer comunicado de Big Tent en 2010: Mejorar la cooperación Norte-Sur en el compromiso de las comunidades y las universidades. Lo que está ocurriendo en Europa y en otras fronteras globales entre el Norte y el Sur es la antítesis de la cooperación Norte-Sur.

Existe una creciente incerteza en muchas áreas de los asuntos públicos y comunitarios alrededor del mundo: medio ambiente sustentable, paz, inestabilidad económica, unas desigualdades a punto de explotar, pobreza, jóvenes desempleados con la juventud pérdida, enfermedades mentales y de salud general, envejecimiento y un masivo movimiento de personas. La historia de nuestro mundo es la historia de las migraciones y los movimientos ¿Cómo diferentes generaciones, gentes y lugares se adaptarán a los que será un fenómeno continuo?

Las universidades pueden jugar un papel importante ayudando a dirigir estos grandes desafíos mediante la colaboración que genere investigaciones que busquen dar sentido a estos problemas complejos, y a través de su papel para apoyar la educación – a través de sus graduados y con un amplio papel en apoyo del aprendizaje comunitario. Aplaudimos las iniciativas significativas que están tomando algunas universidades en diversas partes del mundo para encarar estos grandes asuntos. También reconocemos que algunos de los caminos en lo que las universidades están trabajando actualmente perpetúan las condiciones que mantienen las desigualdades sociales y exacerban estas problemáticas.

Creemos que las universidades necesitan asumir un papel más activo en colaborar con la sociedad civil para generar un conocimiento vigoroso, y abrir su trabajo a una más fructífera interacción con la sociedad. Atención urgente requiere como las universidades preparan a sus graduados para jugar un papel en la construcción de un mundo más justo e igualitario, y como apoyan los grandes desafíos que supone empoderar a los ciudadanos y ciudadanas para trabajar juntos, superando profundas divisiones, para construir un mundo mejor.

Una paradoja

Nos enfrentamos a una paradoja. En democracia la gente ‘corriente’ elige los gobiernos. Creemos en la ciudadanía activa, pero a la vista de la crisis contemporánea muchas personas buscan seguridad refugiándose en ellos mismo. Hemos visto xenofobia y pérdida de generosidad hacia los refugiados y desplazados. Contradictorias divisiones amenazan el  ‘proyecto  Europeo’  de  postguerra.  Esta paradoja amenaza la confianza en la sabiduría, la decencia, la humanidad y una ética comunitaria sobre la que descansa la democracia participativa. Si los corazones se cierran y la visión se estrecha y acorta por el miedo ¿qué podemos hacer por la devolución política y el compromiso de compartir el poder local? La xenofobia  localmente  asentada  se  alimenta  de  las  hipérboles  de  los  ‘media’  que obstruyen los compromisos regionales.

¿Dónde diferentes universidades y sistemas resisten? La inacción es una forma de acción. Las universidades forman parte importante de sus sociedades y no pueden quedar al margen. Sin embargo, sus circunstancias históricas, políticas y culturales varían en gran medida.

Identidades locales para una ciudadanía global

Nuevos pueblos están uniéndose a una Europa cuya historia es de invasiones. Estas nuevas llegadas son, a menudo, muy temidas por quienes quieren protegerse de los recién llegados. Lo mismo es cierto de los nuevos ‘Norteños’ de Australia y Norte América. La emigración hacia el Norte desde el Sur es una secuela natural de la masiva invasión colonial y conquista Europea., incluso sin que exista una sangrienta violencia que asalta especialmente partes del Medio Oriente y África.

Gobiernos y sociedades del Sur están fracasando en crear las condiciones necesarias para mantener sus poblaciones. La escalada de guerras civiles proviene de los fundamentalismos religiosos, la intolerancia política y la pérdida de participación de las personas en los gobiernos. El hundimiento de las economías nacionales ha llevado al aumento del desempleo juvenil ¿Qué más pueden hacer las universidades en su enseñanza, en su investigación y su utilidad, en sus específicas sociedades locales y/o regionales?

Debe alanzarse un equilibrio entre las necesidades de la población local y los inmigrantes y refugiados. Gobiernos e instituciones deben reconocer y gestionar las necesidades nacionales y también las regionales e internacionales que afectan a muchos países.

Palabras, ideas y control fluyen principalmente del Norte hacia el Sur, refugiados principalmente, pero no exclusivamente, toman el camino inverso. Desplazados internos existen, también, por millones en Asia y África.

Algunas de estas personas han venido a Catania donde nos encontramos. Algunos de nosotros en la educación superior necesitamos encontrar una voz más allá de lo limitado a lo técnico, lo económico y el management, y mirar para escuchar y actuar sobre las preocupaciones de la gente común; refugiados, desempleados, sin techo y otras personas excluidas. Somos influyentes, y jugamos un papel vital en la forma en que enseñamos y lo que  enseñamos,  como  ‘intelectuales públicos’  y en los pasillos del poder.

¿Cómo pueden los jóvenes hoy abrazar la posibilidad de una ciudadanía global? Cerca de la mitad de la población en los países de Asia son jóvenes por debajo de los 25 años que han oído hablar de la globalización desde su infancia. Se conectan al mundo vía Smartphone e Internet. ¿Qué tipo de ‘internacionalización’ jugamos  en  nuestras  universidades  y  también  en  los  espacios  de  la  sociedad civil?

Los jóvenes han comenzado a compartir las aspiraciones globales de un Mundo. Para ellos y ellas el movimiento desde sus pueblos o pequeñas ciudades hacía las megas ciudades de su propio país, y más allá de sus fronteras históricas, es una gran aspiración. Esta generación está comenzando la experiencia de la ciudadanía global. Todavía comunidades y gobiernos receptores resisten esta ‘invasión de los jóvenes’. Tienen miedo al cambio y a la incerteza que las futuras olas migratorias de jóvenes les puedan traer.

¿Qué se puede hacer?

¿Cuál es el papel del Norte, con este incremente en el movimiento de las personas? ¿Podemos enfocar mejor nuestra investigación y compromisos para hacer un más inteligente y humanitario uso de las nuevas energías y recursos que llegan con las migraciones? ¿Podemos contribuir a fortalecer las condiciones en otras partes del mundo para que las personas tengan las mismas oportunidades con independencia de donde vivan?

¿Cuál es la solución para el Sur si pierden la población joven que debería desarrollar sus propios países? Las universidades del Sur, con su gran número de jóvenes, tienen un importante papel que jugar para hacer la vida del Sur aceptable como parte de la variedad global de formas de vida. Las universidades tanto en el Norte como en el Sur son instituciones clave para la transformación. Es necesario hacer más énfasis sobre el compromiso en el Sur global, y sobre nuevas formas de compromiso en el Norte global.

Regiones y localidades

Las regiones pueden aspirar a un control responsable sobre sus propios mañanas a través de la gobernación y la práctica cotidiana priorizando necesidades reales, ayudando a los ciudadanos y comunidades a estar informados y participar activamente en su destino. Pueden, también, contribuir de forma firme al debate nacional y a la generación de políticas, como canales de experiencia local, conocimiento y deseo de políticas deliberativas. El conocimiento local es esencial para un desarrollo local sustentable.

Aparte de gobernar y gestionar, los gobiernos centrales y locales pueden ayudar con el aprendizaje aplicado de las comunidades. Pueden iniciar y apoyar importantes niveles de interacción entre investigadores universitarios y comunidad a través de la investigación participativa. A través de un dialogo regular pueden buscar el compromiso práctico de la universidades en desarrollar visiones estratégicas y políticas para ciudades y regiones con una fuerte investigación de base, y dirigiendo el más inmediato y el largo plazo de las necesidades sociales, humanitarias y económicas de sus regiones y países.

Nuevas formas de trabajo en red pueden permitir reformas sistemáticas y cooperaciones esenciales.

Nuevas formas de compromiso significan participantes múltiples: universidades y gobiernos trabajando con industrias y ONGs. Podemos cooperar en apoyar universidades y movimientos sociales en países de renta baja. Cooperación entre universidades arraigada en colaboraciones ciudad a ciudad y región a región enriquecerán los vínculos entre universidades, haciéndolas más firmes intelectualmente y en otros aspectos.

Transformando la cultura de las universidades comprometidos. Un llamamiento para actuar.

Llamamos urgentemente a las instituciones de educación superior para emprender acciones colaborativas con los municipios, gobiernos locales, grupos comunitarios y movimientos sociales dirigidos a los asuntos interrelacionados de las migraciones, el empleo juvenil, la paz y la desigualdad.

Esto reclama de las universidades que consideren como tarea prioritaria el presente y el futuro de este mundo local y global heredado. Una campaña masiva de aprendizaje en la comunidad es necesaria, y no menos desafiante que las masivas campañas nacionales de alfabetización.

Compartimos la obligación de cuidar del futuro de nuestros jóvenes que tienen poco trabajo, o pequeño sentido de pertenencia a cualquier cosa en cualquier lugar. Dentro y más allá del mundo de los rankings universitarios necesitamos conciencia para que los asuntos locales y globales se transformen en prácticas comprometidas. Esto significa la co-construcción del conocimiento; vínculos con gobiernos locales, organizaciones y movimientos sociales; nuevas estructuras de recompensa para el profesorado; y un cambio en la cultura y el lenguaje de las instituciones de educación superior. La innovación de alta calidad comprometida con la investigación puede ayudar más que debilitar los buenos rankings.

Encontrar respuestas necesita un tenaz optimismo; nuevas, transformativas, formas individuales y colectivas de conectar el aprendizaje a lo largo de la vida; nuevas pedagogías; apoyo público y comunitario para un aprendizaje éticamente apoyado; investigación para la acción. Un modelo para gestores universitarios que fomente el coraje, la honestidad, servicio público y humanidad debe ser nutrido. Para los profesores/as, expertos en sus campos de conocimiento y disciplinas, y administradores capaces de complejas organizaciones de conocimiento, es trabajar bien por el mundo tanto a nivel local como general.

Preguntas para las Universidades

Dado el creciente complejo y contestado contexto dentro del que las universidades trabajan, terminamos ofreciendo algunas preguntas críticas, como mensajes para las personas que trabajan dentro o con las universidades en sus propias regiones, para establecer rutas significativas para emprender acciones en respuesta a la crisis global.

¿Qué responsabilidad tienen las universidades en la crisis? Sus circunstancias políticas, históricas y culturales varían de diferente forma.

¿Cómo puede la estrategia de internacionalización de las universidades ser adaptada y trabajar en la dirección de crear equidad entre el norte y el sur?

¿Cómo pueden las universidades, tanto en el Norte como en el Sur, expresar solidaridad con los refugiados, los emigrantes económicos y otra gente pobre y desesperada, en cada país?

¿Cómo pueden las universidades alcanzar un mejor equilibrio entre las profundas presiones para competir en un Mercado global y su central y compartida tarea de ser y hacer bien?

¿Qué iniciativas prometedoras están siendo llevadas a cabo por universidades y colaboradores en otros sectores? ¿Cómo puede la comunidad de educación superior apoyar mejor esos esfuerzos?

Promesas de los compañeros/as de Big Tent

Trabajaremos individual, institucional y colectivamente para comprometer las universidades con comunidades locales y regionales, étnicas y culturales, sociales y económicas, tanto como con la ciudadanía global. Propugnamos fuertes colaboraciones de la Universidad con la sociedad civil haciendo y usando un lenguaje adecuado para esto.

Prometemos no escondernos del compromiso político, haciendo que el cambio signifique estar políticamente comprometidos. Llamamos a las comunidades y a los educadores para tomar parte en la edificación de un mundo mejor y más seguro para todos.

Favoreceremos una equilibrada colaboración entre el Estado y la sociedad civil, en la creencia de que los gobiernos locales y centrales deben escuchar, delegar y compartir más. Trabajaremos por un desarrollo sustentable más centrado en las personas, compartido globalmente y desarrollado localmente.

Nos comprometemos a argumentar y aplicar principios de buen gobierno basados en la sustentabilidad ecológica y social, la justicia social y oportunidades para todos y todas.

Favoreceremos un amplio debate político y ciudadano que ayude a los ciudadanos y ciudadanas temerosos/as y a sus gobiernos a gestionar sus fronteras para responder generosamente a las peticiones de los refugiados, además de profundizar en las causas que originan esta situación. Los gobiernos deben usar los conocimientos académicos en sus países, a partir de proyectos de investigación acción participativa, para encontrar respuestas. No sabemos exactamente como serán; llamamos la atención de esto como un deber vital para tratarlo como una urgente, práctica tarea aplicada a la educación ciudadana.

Big Tent

Los comunicados de la Big Tent sobre Educación Superior son una iniciativa de la Cátedra UNESCO en investigación basada en la Comunidad y Responsabilidad Social de la Educación Superior en colaboración con las instituciones que se detallan más abajo. Estas declaraciones son propiedad de todas aquellas personas que las encuentren útiles para avanzar en su trabajo.

Los participantes de la Big Tent en 2015 son:

  • Asia Engage
  • Asia Pacific University Community Engagement Network (APUCEN)
  • Centro Boliviano de Estudios Multidisciplinario (CEBEM)
  • Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario (CLAYSS)
  • Community-based Research Canada (CBRC)
  • Community Campus Partnership for Health (CCPH)
  • East African Community University Community University Engagement Network
  • Global Alliance for Community Engaged Research (GACER)
  • Global Universities Network for Innovation (GUNi)
  • International Association of Universities (IAU)
  • Living Knowledge Network (LKN)
  • National Coordinating Centre for Public Engagement in Higher Education (NCCPE)
  • Participatory Research in Asia (PRIA)
  • PASCAL International Observatory (PASCAL)
  • Service Learning Asia Network (SLAN)
  • The Talloires Network (TN)
  • UNESCO Chair for Community-based Research and Social Responsibility in Higher Education